Cirugía en Clínica J Sáez - Clinica J Saez

Vaya al Contenido
Clínica J Sáez
Cirugía

El tratamiento quirúrgico es un arma más para muchas enfermedades del aparato locomotor y el único efectivo en algunos casos, por ello debe ofrecerse al paciente como última opción.
Los procedimientos quirúrgicos se llevan a cabo en un centro hospitalario, la mayoría de ellos son procedimientos ambulatorios que se realizan con anestesia loco-regional. El seguimiento postquirúrgico tiene lugar en la clínica.


Algunas de las patologías quirúrgicas más frecuentes:


UÑAS ENCARNADAS U ONICOCRIPTOSIS
Se llama así a la patología que presenta la uña clavada en el surco periungueal, con inflamación, supuración y enrojecimiento.
El tratamiento
Puede ser conservador si la afección no es muy grande y consiste en cortar la espícula clavada y administrar antibiótico por vía tópica o sistémica. Si la infección es grande y hay una malformación del rodete, el tratamiento será quirúrgico, quitando la espícula (previa anestesia local) hasta la matriz y reseccionando el mamelón hipertrofiado.



DEDOS EN MARTILLO Y EN GARRA
Están provocados por alteraciones en la longitud de los metatarsianos, por problemas mecánicos (mal apoyo, calzados estrechos, etc....) Se pueden mejorar con siliconas de protección o con cirugía de pies ambulatoria con anestesia local, siendo ésta una técnica bastante sencilla.

     



HALLUX VALGUS (JUANETES)
 
Es una alteración del ángulo que forman el primer metatarsiano y la falange proximal del primer dedo.
Las causas pueden ser mecánicas (calzado estrecho, de tacón, alteración de la longitud de los metatarsianos, mal apoyo por antepié pronado, etc...) Pueden ser hereditarias, reumáticas, etc...

Tratamiento
La única manera de corregir esta afección de manera permanente es la cirugía de pies. Hoy en día existen técnicas menos agresivas para esta intervención, realizándose en cirugía de pies ambulatoria y con anestesia local.
Puede hacerse con una fresa para hueso, pero es falso que se haga con láser, puesto que en la actualidad no hay ningún láser que corte hueso, sino que lo necrosa (lo quema).




METATARSALGIA
 
La metatarsalgia es un problema muy común que afecta por lo general solamente la parte inferior del pulpejo del pie. En ocasiones habrá algunos síntomas en la parte superior del antepié, cerca de donde los dedos se unen al pie, pero sólo después o al mismo tiempo con los síntomas en la parte inferior del pulpejo del pie.
 
Típicamente, la metatarsalgia afecta la parte inferior de la segunda articulación metatarsofalángica (donde el segundo dedo se une al pie). Sin embargo, cualquiera de los otros metatarsianos se puede afectar. En casos más inusuales, se puede afectar más de un metatarsiano en un pie. Cuando la metatarsalgia afecta la segunda articulación metatarsofalángica, algunas veces también se le llama "síndrome de estrés de la segunda metatarsofalángica".
 
La causa principal de la metatarsalgia es una aplicación repetitiva de fuerza excesiva sobre una zona metatarsiana que sobre las demás. El segundo metatarsiano se afecta con más frecuencia, típicamente porque existen unos cuantos factores que pueden conducir a una fuerza excesiva en esa área de hueso/articulación.

Factores que pueden conducir a una metatarsalgia
Un hueso metatarsiano más largo que los demás
Hueso metatarsiano más bajo que los demás
Primer metatarsiano adyacente inestable
Hueso adyacente más alto que los demás (transferencia de carga)
Dedo en martillo asociado
Músculo de pantorrilla tenso
Zapatos de tacón alto
Zapatos con acolchonamiento inadecuado
Sobrepeso
Uso excesivo

El dolor se siente generalmente como un moretón profundo. A veces se sentirá como si hubiera una piedra por debajo del pulpejo del pie. Por lo general estos síntomas empeoran al caminar o estar de pie descalzo sobre una superficie dura o por un zapato con acolchonamiento inadecuado, y se sienten mejor con zapatos bien acolchonados. Al final de un día en que estuvo de pie y/o caminó considerablemente, el área puede latir un poco. Es usual tener un callo debajo del metatarsiano afectado.
 
Por lo general, el dolor se nota por primera vez en la parte inferior del pulpejo del pie y no hay inflamación. Cuando progresa, puede surgir una inflamación, con sensibilidad en la parte superior de la articulación. En algunos casos, se formará bursitis junto al metatarsiano. En casos todavía más avanzados, la cápsula y los ligamentos de la articulación, en la parte inferior de la articulación, pueden desgastarse y romperse, conduciendo a un desarrollo progresivo de un dedo en martillo.
 
El diagnóstico de la metatarsalgia generalmente se hace fácilmente con un historial cuidadoso y un examen físico. Usualmente las radiografías no ayudan para hacer el diagnóstico. Por lo general, no se requieren pruebas especiales, como exploraciones de hueso, MRI ni pruebas de laboratorio.
 
Los imitadores de la metatarsalgia incluyen al neuroma intermetatarsiano (llamado también neuroma de Morton), fracturas por estrés y artritis. Los neuromas se pueden diferenciar bastante bien con un examen. Las fracturas por estrés se pueden diferenciar por el dolor e inflamación ubicada más que todo sobre la parte superior del pie, así como con una exploración de huesos. La artritis usualmente tiene más dolor e inflamación en la parte superior de las articulaciones, y generalmente más de una articulación se ve involucrada.

El tratamiento no quirúrgico de la metatarsalgia puede ser bastante eficaz. Esta forma de tratamiento debe ser completa y continua hasta que se resuelva el dolor por lo menos durante 2 meses. En los casos donde no se responde al tratamiento no quirúrgico, se podría necesitar ya sea una alteración permanente del calzado, estilo de vida y actividades, o una corrección quirúrgica.




NEUROMAS
 
La bola del pie es la parte de abajo, justo detrás de los dedos. Los huesos de la bola del pie están conectados por bandas de tejido (ligamentos). Entre los huesos y debajo de los ligamentos pasan nervios. Cuando un nervio está apretado, se hincha y causa dolor. Al nervio hinchado y doloroso se le llama neuroma.
Por lo general, los neuromas aparecen en la base del tercer y cuarto dedos, o del segundo y tercero.

Causas de un neuroma
Un neuroma puede ser causado por el uso de zapatos apretados o de tacón alto. Cuando los zapatos son muy estrechos o puntiagudos aprietan los huesos que se encuentran en la bola del pie. Los zapatos de tacón alto hacen presión adicional sobre la punta de los huesos. Cuando los huesos están comprimidos, aprietan el nervio entre ellos.

Síntomas
El síntoma más común de un neuroma es dolor en la bola del pie, entre dos dedos. El dolor puede ser sordo o agudo, y a veces se siente como si se tuviera una piedra en el zapato. También puede sentirse hormigueo o adormecimiento en uno o ambos dedos. Por lo general, los síntomas se presentan después de haber caminado o estado de pie por un tiempo. Se puede aliviar el dolor quitándose los zapatos y masajeándose la bola del pie.
965 434 581 - 965 437 762
C/ José Gómez Mompeám,75 Bajo
03206 ELCHE - Alicante
- Política de Privacidad
- Uso de Cookies

©2018 Clínica J SÁEZ - ERADESIGN
Regreso al contenido